Estudio de Caso

Sistemas de producción agrícola irrigados e integrados ayudan a Mozambique a adaptarse al cambio climático


SDGs ADDRESSED

Objetivo 1: Poner fin a la pobreza Objetivo 2: Hambre Cero Objetivo 3: Buena salud Objetivo 6: Agua limpia y saneamiento Objetivo 13: Acción climática Objetivo 15: Vida en la tierra

Este estudio de caso se basa en las lecciones aprendidas del Mozambique: Transversalización de medio ambiente y adaptación al cambio climático
Lee mas



SECCIONES

Socios del proyecto

https://www.sdgfund.org/sites/default/files/styles/large/public?itok=LHCXNrsS
https://www.sdgfund.org/sites/default/files/styles/large/public?itok=LHCXNrsS
https://www.sdgfund.org/sites/default/files/styles/large/public?itok=LHCXNrsS
https://www.sdgfund.org/sites/default/files/styles/large/public?itok=LHCXNrsS
https://www.sdgfund.org/sites/default/files/styles/large/public?itok=LHCXNrsS
https://www.sdgfund.org/sites/default/files/styles/large/public?itok=LHCXNrsS

1. RESUMEN

Al principio del programa conjunto “Transversalización de medio ambiente y adaptación al cambio climático” (el programa), Mozambique sufrió sequías crecientes, inundaciones y ciclones que afectaron los medios de vida en zonas rurales y costeras. El programa trabajó para garantizar la transversalización de los temas medioambientales en los planes centrales y locales. El programa trabajó para ayudar a las comunidades a adaptarse al cambio climático estimulando sus mecanismos de adaptación y ampliando sus opciones de proveerse de medios de subsistencia.

El programa apoyó a tres comunidades mediante el bombeo de agua desde el río Limpopo hasta unidades que combinaban el cultivo de la tierra con la producción piscícola y ganadera. Si bien el programa solo atendió a comunidades en zonas semi-áridas, demostró su gran potencial de replicación allí donde existía la posibilidad de llenar los tanques con agua procedente de pequeños ríos o lagos. El programa creó “sistemas cerrados” que no requerían prácticamente aportaciones externas, ya que los restos procedentes de las áreas de cultivo se convertían en alimento para los peces y otros animales y el estiércol se devolvía a los campos. Este sistema mejoró la dieta de las familias, aumentó los ingresos y fue una medida viable de adaptación al cambio climático en las zonas secas.

Agricultora en el distrito de Chicualacuala, en el río Limpopo

Agricultora en el distrito de Chicualacuala, en el río Limpopo


2. SITUACIÓN INICIAL

El clima imprevisible de Mozambique causaba frecuentemente fenómenos meteorológicos extremos. Entre los años 2000 y 2009 solamente, el país sufrió seis sequías y 15 inundaciones. Las sequías afectaron las vidas de más de 3,2 millones de personas y las inundaciones, a más de seis millones. En 2010, el país se vio afectado nuevamente tanto por sequías como por inundaciones. El doble golpe provocó que 465.000 personas necesitaran ayuda alimentaria y asoló el 30% de la tierra cultivada. La inseguridad alimentaria se transformó en la norma en un país en el que ya había una tasa de malnutrición del 37%.

Aunque el país contaba con abundantes recursos hídricos, como por ejemplo el río Limpopo, la irrigación era limitada. La tierra dedicada a la agricultura alrededor del río Limpopo se alimentaba, en su mayoría, del agua de lluvia y, por lo tanto, era vulnerable a unos índices de precipitación impredecibles. Unos pocos individuos poseían bombas de agua para poder producir cultivos de regadío. Existía una alta tasa de inseguridad alimentaria en la zona y los agricultores recurrían al bosque en busca de comida e ingresos. En consecuencia, los recursos forestales resultaban sobreexplotados y eran cada vez más escasos.

La apicultura, no prevista inicialmente, se incluyó a partir de solicitudes locales

La apicultura, no prevista inicialmente, se incluyó a partir de solicitudes locales

Entre los años 2000 y 2009, el país sufrió seis sequías y 15 inundaciones. Las sequías afectaron la vida de más de 3,2 millones de personas y las inundaciones, a más de seis millones

3. ESTRATEGIA

El programa se centró en abordar los problemas causados por una irrigación impredecible en el remoto distrito de Chicualacuala, a orillas del río Limpopo. Para ayudar a los agricultores de esta región semi-árida a adaptarse al cambio climático, la ONU estableció un programa conjunto que sacó provecho de los recursos hídricos ya existentes. El programa dialogó con el departamento de agricultura del Gobierno del distrito de Chicualacuala, para promover una extensión de la producción irrigada en zonas próximas al río Limpopo. Las comunidades residentes se unieron en asociaciones de agricultores (una de las cuales ya existía con anterioridad) para facilitar una mejor asistencia. Además, los trabajadores del programa colaboraron con personal de extensión y miembros de las comunidades para implementar actividades de producción

El trabajo comenzó inicialmente en una comunidad y después avanzó de manera estable a otras. En cada emplazamiento, los trabajadores del programa, los funcionarios del gobierno local y los miembros de la comunidad, debatieron maneras de mejorar la seguridad alimentaria y la adaptación al cambio climático. Se identificó la producción con irrigación  como una prioridad, dada la proximidad al río. Las comunidades también identificaron otras prioridades como, por ejemplo, la piscicultura, los sistemas de irrigación para las cosechas, la producción ganadera y la gestión de los bosques para mejorar la seguridad alimentaria y fomentar medidas de adaptación al cambio climático.

A nivel comunitario, los beneficiarios planearon y ejecutaron actividades que incluían captación de agua, agricultura, irrigación, producción ganadera, piscicultura integrada, gestión forestal y la creación de comités de gestión de los recursos naturales. Las mujeres se implicaron totalmente en estas actividades; en algunas actividades como la agricultura, la piscicultura y la cría de cerdos, las mujeres eran mayoría.

En cada comunidad, las familias interesadas firmaron para unirse a las asociaciones de agricultores. El programa facilitó alambre de espino para proteger la tierra cultivada de los animales de granja. Los miembros de la comunidad facilitaron los postes y la mano de obra. Cada asociación estableció un campo cercado y comunitario dentro del cual cada miembro tenía su parcela de terreno individual; dentro de estos campos no había terrenos comunitarios.

El programa facilitó el suministro inicial de semillas y productos químicos agrícolas. También se facilitaron, de manera gratuita, bombas de irrigación y tuberías.

4. RESULTADOS E IMPACTO

La producción agrícola, mantenida por unas 200 familias en total, se multiplicó. Esto aumentó los ingresos, mejoró la dieta y, lo que es muy importante, redujo la presión sobre los recursos forestales. Mientras la principal fuente de ingresos de los agricultores provenía, con anterioridad, de la tala de árboles y la venta de carbón vegetal, ahora podían producir alimentos durante todo el año. El uso de estiércol y mantillo, así como de unos pequeños sistemas de irrigación que no eran prácticas tradicionales en la zona, se generalizaron entre muchos agricultores. Asimismo se incrementó la adhesión a prácticas productivas debido a un aumento en la membresía de la asociación de agricultores año tras año.

Miembros de las tres asociaciones de agricultores, la mayoría de los cuales eran mujeres, incrementaron sus ingresos de manera significativa mediante la producción y venta de verduras y otros cultivos así como animales, todo ello realizado con el apoyo del programa. Con nuevas fuentes de ingresos, los agricultores tuvieron la oportunidad de mejorar las techumbres de sus hogares, enviar a sus hijos a escuelas internas en los pueblos principales, y tener un sentido de comunidad y encuentro social.

La diversificación de los medios de vida gracias a los sistemas de irrigación que combinaban cultivos, ganado y recursos forestales, ayudaron al distrito de Chicualacuala a adaptarse al cambio climático. Estos sistemas se pueden replicar en otras regiones.

La piscicultura integrada en Mapuvule

La piscicultura integrada en Mapuvule

Un aumento en la producción agrícola, durante el curso del programa, incrementó los ingresos, mejoró la dieta y, muy importante, redujo la presión sobre los recursos forestales

5. RETOS

El programa mantuvo disputas internas entre ciertos miembros influyentes de dos de las asociaciones. Este hecho tuvo un impacto negativo sobre las actividades de producción y gestión de los campos. El programa superó este problema facilitando formación en colaboración a las asociaciones de agricultores.

El programa encontró retos a la hora de comercializar las cosechas, sobre todo las verduras, que fueron las principales cosechas de invierno. Entre 2009 y 2011, se produjeron más de 400 toneladas de verduras en Chicualacuala. Pero la sobreproducción de 2009, combinada con un pobre acceso al mercado, dio como resultado el deterioro de toneladas de producto.

El programa respondió al problema del deterioro del producto ofreciendo formación a los agricultores en el campo de las técnicas de procesamiento agrícola, como el secado y almacenamiento de los excedentes. Otra respuesta incluyó el suministro un tractor y de herramientas agrícolas para aumentar el área cultivada y facilitar la comercialización de los productos.

Una innovación de gran alcance que aportó el  programa fue la introducción de piscicultura integrada dentro de las zonas valladas de cultivo. Para implementar esta técnica, los agricultores cavaron tanques y los surtieron con tilapias. Al lado de estos tanques se construyeron pocilgas, y habitáculos para patos y conejos. Esto creó un sistema de producción integrado basado en actividades de producción agrícola, que aprovechaba los residuos y los productos deteriorados para alimentar a los peces y a otros animales. El estiércol de los animales y el agua fertilizada de los tanques de peces se devolvían a los campos.

La producción de piscicultura integrada presentó más retos. No se tuvo en consideración el acceso a los mercados, lo que dio como resultado el abandono por parte de algunas comunidades de las actividades de producción piscícola y su concentración exclusiva en actividades agro-forestales y ganaderas. Este desarrollo se podría atribuir al hecho de que el los trabajadores del programa y los funcionarios gubernamentales consideraban la piscicultura solo como una actividad de subsistencia y no como una actividad comercial.

Los tanques que se utilizan para la irrigación se deben rellenar cada quince días, debido a la evaporación, a la transpiración y a la filtración. Dado que el uso de tanques es una práctica relativamente nueva en la región, es fundamental que se comuniquen sus beneficios para garantizar la continuidad de su uso, sobre todo en el caso de la utilización de sistemas de bombeo en lugar de sistemas gravitacionales para llenar los estanques.

6. LECCIONES APRENDIDAS

El programa produjo una publicación titulada “Adaptation to Climate-Change in Semi-Arid Environments - Experience and Lessons from Mozambique”. A continuación se incluyen algunas de las lecciones clave de esta publicación, así como otras extraídas de la evaluación del programa:

  • Se debe considerar detenidamente el diseño del programa para las zonas remotas en vías de desarrollo, teniendo en cuenta marcos temporales realistas, preparativos logísticos y presupuestos. Resultan también esenciales las visitas de reconocimiento a los emplazamientos del proyecto y un compromiso activo con las partes locales interesadas para alcanzar un conocimiento de las condiciones locales. Es crucial una evaluación de los datos de referencia disponibles, en particular, en las zonas olvidadas. Por lo tanto, se debe asignar un tiempo adecuado para la fase de diseño.
  • En regiones áridas y semi-áridas y zonas remotas, los datos disponibles y el conocimiento de lo que funciona y lo que no funciona en el contexto local son muy limitados. Se debe destinar un tiempo suficiente para el diseño del proyecto y la formulación en la fase inicial con el objetivo de evitar costosas ineficiencias durante la implementación.
  • Existe un consenso generalizado sobre el hecho de que sería apropiado y eficiente tener, tanto en la implementación como en la coordinación, un coordinador del programa para todo el mismo con un presupuesto separado para coordinar las actividades del programa entre las diferentes agencias de la ONU y los socios nacionales.
  • El planteamiento que responde a la iniciativa de la ONU “Unidos en la Acción” se acepta,  conceptualmente, como un buen camino hacia la harmonización entre todas las agencias. Un único proceso de aprovisionamiento reduciría mucho las ineficiencias debidas a que cada agencia lleve a cabo su propio aprovisionamiento, sobre todo  cuando algunas agencias deben llevar a cabo licitaciones internacionales, mientras otras son obligadas a llevar a cabo licitaciones nacionales.
  • Es fundamental que exista una implicación y un convencimiento total por parte de los beneficiarios previstos y un liderazgo del gobierno local desde el principio. El diseño del proyecto debe dedicar tiempo suficiente para comprometerse con las comunidades locales y las partes interesadas con el fin de garantizar un conocimiento de los beneficios esperados del programa.
  • La apicultura, la piscicultura y la cría de pequeños animales no se contemplaban en el documento inicial pero se iniciaron basándose en las demandas locales. Esta flexibilidad es importante para desarrollar la resiliencia en programas de adaptación al cambio climático. Además, el desarrollo de cadenas de valor, sobre todo pequeñas empresas, basadas en los recursos naturales disponibles, será una forma importante de adaptación al cambio climático.
  • El uso de energías renovables procedentes del sol y de los residuos orgánicos se debe apoyar en todo momento como una adaptación al cambio climático. Se deben evaluar las consideraciones técnicas y barreras antes de tomar decisiones sobre la viabilidad, sobre todo en lo relacionado al biogás. Los derivados del biogás también se pueden utilizar para mejorar la fertilidad del suelo, que es un obstáculo importante en la zona del proyecto.

El programa mostró que allí donde hay agua suficiente, como un río perenne, en zonas áridas o semi-áridas, el potencial de producción de alimentos mediante un uso juicioso de esta agua, es elevado. Unas cosechas intensivas integradas y una producción ganadera pueden mejorar, de manera significativa, la seguridad alimentaria a nivel del distrito, aumentar los ingresos de las familias y ayudar a las comunidades rurales a adaptarse a los efectos negativos del cambio climático.

http://www.mdgfund.org/sites/default/files/ENV_LESSONS%20LEARNED_Mozambique_Adaptation%20to%20Climate%20Change%20in%20Semi%20Arid%20Environments.pdf

7. SOSTENIBILIDAD Y POTENCIAL DE RÉPLICA

El programa es replicable en zonas donde exista agua disponible para la producción agrícola. Si bien Mozambique tiene abundancia de ríos perennes, el uso del agua para la producción agrícola es muy limitado. Existe un potencial enorme para aumentar la producción de alimentos y la productividad, para mejorar la seguridad alimentaria, la nutrición de las familias y para incrementar la capacidad de adaptación al cambio climático mediante el desarrollo de sistemas de producción por irrigación e integrados, cerca de los ríos a un coste relativamente bajo. Los países vecinos que comparten el mismo río, en particular Sudáfrica y Zimbabwe, entienden el valor de estos cauces de agua para la producción de alimentos.

Para desarrollar el trabajo del programa y garantizar que el progreso continúa, las siguientes medidas resultan vitales:

  • El agua es un elemento central y esencial para la adaptación al cambio climático en Chicualacuala y zonas similares. El recurso del agua, presente y futuro, provenga de la fuente que provenga, se debe evaluar de manera científica y utilizarse de manera sostenible con el fin de adaptarse al cambio climático y apoyar el desarrollo a largo plazo. La formulación futura del proyecto y la selección del emplazamiento deben también evaluar el potencial de disponibilidad de agua, ya que esta influirá de manera significativa, en la capacidad de adaptación al cambio climático.
  • La flexibilidad en los programas de adaptación al cambio climático es importante para incorporar las condiciones cambiantes y para ayudar en la construcción de la resiliencia. La integración entre la producción agrícola y la ganadera no fue concebida como una intervención del proyecto pero permanecerá como un área de expansión muy importante. Esta técnica tiene un importante potencial para construir la resiliencia y desarrollar sinergias entre la producción   agrícola y la ganadera en sistemas minifundistas que funcionan bajo condiciones de secano y  donde el ganado representa un recurso vital en la adaptación. El desarrollo de la tracción animal en lugar del arado mecanizado puede funcionar  como una solución más asequible y sostenible desde el punto de vista medioambiental frente al problema del cambio climático.
  • La producción agrícola y piscícola es un área importante. Posee un potencial importante para la construcción de la resiliencia y el desarrollo de sinergias entre la producción agrícola y la ganadera en un sistema minifundista que funcione basándose en sistemas de riego por gravedad procedente de aguas perennes y donde el ganado es un recurso crucial en la adaptación. Para que estos sistemas sean viables, se deben tener en cuenta las técnicas de conservación de los alimentos así como el acceso al mercado de los excedentes de producción.
  • La gestión y regulación del aprovechamiento de los recursos forestales, así como su combinación con el fortalecimiento de las fuentes de ingresos alternativas al carbón vegetal, requieren una atención urgente y son vitales para lograr la adaptación al cambio climático. El desarrollo de planes comunitarios de gestión de los bosques y nuevas ordenanzas al respecto pueden mantener la estabilidad ecológica de los bosques.
  • El desarrollo de cadenas de valor, sobre todo pequeñas empresas, basadas en la dotación de recursos del distrito, será un medio importante para adaptarse al cambio climático.
Miembros de una asociación de agricultores

Miembros de una asociación de agricultores