Estudio de Caso

Equipos multidisciplinares trasladan la adaptación de la agricultura al cambio climático


SDGs ADDRESSED

Objetivo 2: Hambre Cero Objetivo 6: Agua limpia y saneamiento Objetivo 12: Consumo responsable y producción Objetivo 13: Acción climática Objetivo 15: Vida en la tierra

Este estudio de caso se basa en las lecciones aprendidas del Marco de Asociación sobre Cambio Climático en China
Lee mas



SECCIONES

Socios del proyecto

https://www.sdgfund.org/sites/default/files/styles/large/public?itok=LHCXNrsS
https://www.sdgfund.org/sites/default/files/styles/large/public?itok=LHCXNrsS
https://www.sdgfund.org/sites/default/files/styles/large/public?itok=LHCXNrsS
https://www.sdgfund.org/sites/default/files/styles/large/public?itok=LHCXNrsS
https://www.sdgfund.org/sites/default/files/styles/large/public?itok=LHCXNrsS
https://www.sdgfund.org/sites/default/files/styles/large/public?itok=LHCXNrsS
https://www.sdgfund.org/sites/default/files/styles/large/public?itok=LHCXNrsS
https://www.sdgfund.org/sites/default/files/styles/large/public?itok=LHCXNrsS
https://www.sdgfund.org/sites/default/files/styles/large/public?itok=LHCXNrsS

1. RESUMEN

El cambio climático afecta a la fenología animal y vegetal, a la composición de los cultivos y a la producción agrícola. La agricultura de la región se ha enfrentado a varios problemas entre los que se incluyen la degradación de los recursos naturales, la rivalidad por dichos recursos con otros sectores y las tremendas desigualdades entre la urbe y el campo en el desarrollo económico.

El programa conjunto “Marco de Asociación sobre Cambio Climático en China” (el programa) optó por abordar estos problemas con la introducción de prácticas que fueran ecológicamente sólidas y resilientes a los impactos del cambio climático. Se incluyó tanto a nivel legislativo como a nivel de trabajo de campo.

Para abordar estos asuntos, una de las herramientas más útiles y eficaces de las que dispuso el programa fue el uso de los equipos multidisciplinarios, que no solo estaban compuestos por expertos en materia de agricultura sino también por especialistas en la gestión del agua, cambio climático, medioambiente y economía. Estos equipos han sido eficientes en el desarrollo de soluciones accesibles para una producción agrícola resiliente al clima y sostenible.

El programa introdujo prácticas para la resiliencia al clima y buenas prácticas agrícolas (C-RESAP, en inglés) en la cuenca del río Amarillo y propuso posibles opciones de ayuda legislativa al Gobierno chino. C-RESAP es una productora agrícola en la que, teniendo en cuenta las amenazas del cambio climático y las condiciones de los recursos naturales, los intereses se maximizan, se reducen las emisiones y los residuos, se minimizan los impactos negativos a los ecosistemas y la producción agrícola resultante es segura.

Agricultores trabajando en campos de demostración. Zhangqiu, provincia de Shandong

Agricultores trabajando en campos de demostración. Zhangqiu, provincia de Shandong

2. SITUACIÓN INICIAL

Al río Amarillo, o Huang He, se lo conoce como la cuna de la civilización china. Como el río más largo del país y el sexto en el mundo, fluye a lo largo de cinco mil kilómetros y atraviesa nueve provincias. Su importancia y tamaño se combinan con el crecimiento de la población que vive en sus riberas. Pero la presión demográfica y el aumento de la producción agrícola también han acelerado la degradación de los recursos naturales a lo largo del río. Hacia el año 2000, cerca del 26% de la cuenca del río Amarillo ya había sido urbanizada, con niveles de extracción de agua subterránea alarmantes. El cambio climático ya impactaba sobre los de por sí frágiles recursos acuíferos, y afectaba al rendimiento del cultivo con la posibilidad de cambiar la distribución de las especies cultivables.

Durante algunos años, el río Amarillo había experimentado problemas socioeconómicos y de degradación medioambiental. La presión demográfica había acelerado el agotamiento de los recursos desde la expansión de la agricultura en la meseta de Loes, donde la erosión del suelo había aumentado. La deforestación había sido otro de los problemas de la zona. Los agricultores, arruinados, habían emigrado a las ciudades.

Cuando el programa comenzó, la agricultura de regadío en la región cubría el 10% del total de la zona, pero consumía el 95% de los recursos acuíferos. Con la corriente del río, la agricultura y los ecosistemas sufrían restricciones de agua. La disponibilidad de agua para la agricultura en la cuenca del río Amarillo se vio poco a poco amenazada por el rápido crecimiento de la demanda de agua para uso industrial y urbano, la necesidad de evacuar sedimentos desde las zonas más bajas del río, otras necesidades medioambientales y el crecimiento de la contaminación del agua. El cambio climático afectaba al ya débil suministro de recursos acuíferos, con el cambio de las condiciones para el crecimiento del cultivo, el daño al crecimiento de este último y, además, con probabilidad de cambiar la distribución de especies de cultivo.

Cuando el programa comenzó, la agricultura de regadío en la región cubría el 10% del total de la zona, pero consumía el 95% de los recursos acuíferos

3. ESTRATEGIA

El programa optó por abordar los problemas en el río Amarillo con la introducción de prácticas agrícolas que fueran tanto ecológicamente sólidas como resilientes a los impactos del cambio climático. Una de las medidas más eficaces fue la del uso de equipos multidisciplinarios, que no solo estuvieron compuestos por expertos en materia de agricultura sino también por especialistas en la gestión del agua, cambio climático, medioambiente y economía. Estos equipos desarrollaron soluciones para una producción agrícola resiliente al clima y sostenible (C-RESAP) que se propusieron al Gobierno chino para su ejecución. C-RESAP tuvo en consideración las amenazas del cambio climático y las condiciones de los recursos naturales para que el rendimiento agrícola se maximizara, se redujeran las emisiones y los residuos, se minimizaran los impactos negativos sobre los ecosistemas, con el resultado de prácticas agrícolas seguras.

Esto supuso un paso importante en torno a la colaboración de diferentes instituciones desde que  la Academia de Ciencias Agrícolas (CAAS, inglés) invitara a miembros de la Academia China de las Ciencias (CAS, en inglés) y de otras universidades a participar en el proyecto como componentes del equipo multidisciplinar nacional.

El equipo nacional se creó durante la reunión inaugural y los equipos provinciales en Ningxia, Shaanxi, Henan y Shandong se crearon poco después. El equipo estuvo compuesto por expertos del Gobierno así como por diferentes universidades e instituciones con experiencia en agricultura, planificación del uso de recursos, cambio climático, gestión de información, intercambio de conocimientos, asuntos socioeconómicos e internos. Dichos equipos fueron responsables de la puesta en práctica de todas las actividades a nivel provincial, incluyendo programas de formación, demostraciones, dotación de asesoramiento técnico y servicios de extensión. Elaboraron informes de análisis de la situación mediante el uso de información sobre la cuenca del río Amarillo, con especial atención en aspectos técnicos, socioeconómicos y biofísicos provistos por diferentes participantes.

4. RESULTADOS E IMPACTO

La estrategia llevada a cabo logró los siguientes objetivos:

  • Mejorar los mecanismos de coordinación entre las diferentes instituciones y niveles de trabajo;
  • Investigar y analizar los problemas a los que el sector agrícola se enfrentaba respecto al cambio climático y al uso de los recursos naturales en las cuatro provincias piloto (Henan, Ningxia, Shaanxi and Shandong). La investigación evidenció una disminución de los recursos acuíferos, sobre explotación de aguas subterráneas, pérdida de fertilidad del terreno, salinización y contaminación del agua y el terreno debido al uso excesivo de fertilizantes;
  • Realizar una evaluación medioambiental y de las necesidades generales para identificar el conjunto de prácticas C-RESAP que pudieran utilizarse en estas y otras regiones similares;
  • Alrededor de mil hogares agrícolas, 400 técnicos y 140 funcionarios locales recibieron formación en C-RESAP en trece emplazamientos piloto en las cuatro provincias piloto para ayudarles a comprender mejor los problemas planteados debido al cambio climático y a la degradación de los recursos naturales;
  • Planes de Acción Provincial con recomendaciones legislativas y técnicas sobre cómo concebir una agricultura menos contaminante, más productiva y resiliente al cambio climático se prepararon en cada una de las cuatro regiones piloto con la participación de agricultores, técnicos de campo, autoridades locales e investigadores. Dichos planes también se compartieron a nivel nacional como ejemplo para otras provincias;
  • El programa también investigó acerca de las tecnologías de carbón limpio y de asuntos sobre energía agrícola, enseñó cómo generar energía con la recuperación térmica de residuos en el sector del ladrillo de carbón ganga, y a nivel nacional, ayudó a contribuir en el desarrollo de la Ley Básica de Energía.

5. RETOS

Uno de los retos fue que el programa comenzó a mediados de año en vez de en enero, lo que hizo que no estuviese sincronizado con el ciclo de cultivo y requirió de una mayor reorganización de la iniciativa. Sin embargo, gracias a un enfoque flexible de las actividades del proyecto, así como al compromiso de sus participantes, permitió que se llevaran a cabo las actividades de manera satisfactoria.

Otro de los retos fue que, a pesar del avance significativo en la introducción de fuentes alternativas de energía tales como la biomasa con pellets y el biogás, la economía china todavía dependía mucho de los combustibles fósiles, en especial del carbón, para sus necesidades energéticas. Existía todavía espacio para que China mejorara de manera significativa su eficiencia energética ya que poseía una intensidad energética 1,5 veces más alta a la de la media de los países desarrollados.

La igualdad de género seguía siendo un obstáculo para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio por parte de China. El aumento de la participación de las mujeres en la producción agrícola a lo largo de los años las ha hecho más vulnerables a los impactos del cambio climático y, frente a los desastres naturales, las mujeres que tradicionalmente habían desempeñado el papel de cuidadoras en las familias probablemente se enfrentaran ahora a una sobrecarga de trabajo.

6. LECCIONES APRENDIDAS

La principal lección del programa fue la necesidad de disponer de equipos multidisciplinarios para la puesta en práctica de una producción agrícola sólida y resiliente al cambio climático. La inserción del enfoque de C-RESAP se hizo para ayudar en la formación de estos equipos, que serían los responsables de la implementación de todas las actividades a nivel provincial, incluyendo programas de formación, demostraciones, dotación de asesoramiento técnico y servicios de extensión. También, se elaboraron informes de análisis de la situación mediante el uso de información sobre la cuenca del río Amarillo, con especial atención en aspectos técnicos, socioeconómicos y biofísicos provistos por diferentes participantes.

China tiene una población densa que sigue en aumento y muy poca tierra cultivable. A menos que los recursos acuíferos de China se gestionen de manera eficiente, la escasez de agua podría tener serios efectos en cadena para la subsistencia y la salud y, en último término, si la población sigue creciendo considerablemente, en el desarrollo social y económico en general. La legislación y tecnología, en lo que se refiere a la distribución del agua, conservación y control de la contaminación, así como la adaptación de la agricultura al cambio climático, necesita reflejar de manera precisa las situaciones actuales y las posibles en el futuro, y su cumplimento debería ser prioritario.

En general, se trabajó menos sobre la vulnerabilidad de China al cambio climático y sus necesidades de adaptación al mismo que sobre la propia mitigación del cambio climático. Las Acciones Tecnológicas y Científicas de China sobre el Cambio Climático1 se identificaron como zonas de prioridad, según la evaluación de los impactos sobre los sectores más vulnerables y el desarrollo de medidas de adaptación. Las acciones llevadas a cabo en el programa respondieron a estas directivas legislativas del Gobierno, aunque se pudo haber hecho mucho más. 

Desde los muchos asuntos abordados por el programa, resultó evidente que los problemas  relativos al cambio climático son complejos y que tocan diferentes sectores. Como tales, no pudieron ser divididos por zonas administrativas o geográficas, y no pudieron ser resueltos eficazmente por ninguna agencia por sí misma. Solo se pudieron identificar las soluciones reales cuando se tomó en debida consideración a todos los sectores afectados.

El programa mostró que los sistemas de detección anticipada y los mecanismos de reducción de riesgos de desastres necesitaban ser mejorados para prevenir, o al menos reducir, los efectos de los desastres naturales. Las autoridades locales, los agricultores y técnicos de todos los sectores necesitaron comprender mejor los problemas planteados sobre cambio climático y degradación medioambiental. También necesitaron aprender cómo mejorar y adaptarse al cambio climático.

Los fondos disponibles para abordar las necesidades de cambio climático se deben incrementar para poder difundir de manera general mejores prácticas y ampliar los resultados de la intervención. Dada la competencia para atraer fondos de fuentes internacionales, la recaudación a nivel nacional y provincial debería ser prioritaria. Se deberían examinar las contribuciones de diferentes sectores, entre los que se incluyen el Gobierno, el sector privado y las comunidades, así como los impuestos verdes, el comercio del carbón y la participación empresarial con formación e infraestructuras.

Se debería reconocer la igualdad de género como un asunto transversal en el desarrollo de futuros programas y proyectos relacionados con el medioambiente y el cambio climático. Se necesita trabajar más para comprender los impactos de cambio climático relacionados con el género. Es preciso identificar los objetivos relacionados con el género e incorporar marcos de evaluación y supervisión, y los datos deben ser desglosados por género. Las mujeres deberían involucrarse en la toma de decisiones y deberían tener plena representación en los grupos de consulta legislativa y de participantes.

1  http://www.ccchina.gov.cn/WebSite/CCChina/UpFile/File199.pdf

7. SOSTENIBILIDAD Y POTENCIAL DE RÉPLICA

Dados los impactos más allá del cambio climático en diferentes sectores de la sociedad y la economía, se recomienda un enfoque multidisciplinar constante para la reproducción del programa.

De manera específica, con respecto a la ejecución de las actividades C-RESAP, es importante identificar los emplazamientos piloto, ya que existen muchos problemas asociados, como la capacidad del programa para sincronizarse con los periodos de cultivo. Factores desconocidos, como las condiciones meteorológicas, pueden llevar al retraso de las actividades. Debido a dichas dudas, se recomienda lo siguiente para la implementación de las actividades C-RESAP:

  • La identificación de los agricultores y técnicos que tengan mayor interés y que se muestren comprometidos tanto con mejorar sus prácticas agrícolas como con dedicarle tiempo a las múltiples actividades formativas necesarias.
  • El uso de una mayor concienciación para asegurar que se informa a todos los participantes de los requerimientos y los posibles retrasos en la ejecución de C-RESAP;
  • El consentimiento para la flexibilidad de las actividades del proyecto para la concesión de imprevistos como por ejemplo, el mal tiempo.

Las relaciones entre agencias establecidas a través del programa aseguraron que existirá una mejor comunicación y coordinación de C-RESAP en el futuro.