El Fondo ODS ha cerrado sus operaciones. Esta web sirve como plataforma de conocimiento y diseminación. Puede visitarnos en jointsdgfund.org

Estudio de Caso

El Salvador: Seguridad Alimentaria y Nutricional para la Niñez y los Hogares Salvadoreños (SANNHOS)


SDGs ADDRESSED

Objetivo 1: Poner fin a la pobreza Objetivo 2: Hambre Cero Objetivo 3: Buena salud Objetivo 5: Igualdad de género Objetivo 6: Agua limpia y saneamiento Objetivo 12: Consumo responsable y producción Objetivo 17: Alianzas para los objetivos

Este estudio de caso se basa en las lecciones aprendidas del Seguridad Alimentaria y Nutricional para la Niñez y los Hogares Salvadoreños (SANNHOS).
Lee mas

Preparado por el Fondo ODS: Ekaterina Dorodnykh (Gestión del conocimiento y Monitoreo y Evaluación). Edición por Vesna Jaksic Lowe. Traducción y Maquetación por Victor Garrido.



SECCIONES

Socios del proyecto

https://www.sdgfund.org/sites/default/files/styles/large/public?itok=LHCXNrsS
https://www.sdgfund.org/sites/default/files/styles/large/public?itok=LHCXNrsS
https://www.sdgfund.org/sites/default/files/styles/large/public?itok=LHCXNrsS
https://www.sdgfund.org/sites/default/files/styles/large/public?itok=LHCXNrsS

1. RESUMEN

El programa conjunto se implementó en el departamento de Chalatenango, El Salvador, para mejorar la seguridad alimentaria y nutricional y aliviar el hambre y la desnutrición infantil. El programa se alineó con el plan del Gobierno “El Salvador Adelante", que comenzó en junio de 2014. A través de actividades de promoción y apoyo técnico, diseñó leyes y regulaciones para apoyar a los gobiernos locales y las familias.

María mejoró la dieta de sus hijos al aprender a cultivar verduras y frutas en su jardín

María mejoró la dieta de sus hijos al aprender a cultivar verduras y frutas en su jardín

2. SITUACIÓN INICIAL

Con 6,2 millones de habitantes, El Salvador es el país más pequeño y más densamente poblado de América Central. La Encuesta Nacional de Hogares de 2012 encontró que el 34,5% de la población vive en la pobreza extrema, que va del 47,2% al 60% en los municipios más vulnerables, donde prevalece la desnutrición infantil crónica. La economía depende de las importaciones y remesas; esto hace que los pobres sean aún más vulnerables a los cambios externos, ya que los hogares dependen del exterior para obtener alimentos. La inseguridad alimentaria y la malnutrición se asocian a la desigualdad social y de género, la pobreza, el desempleo, los bajos salarios y la baja educación, que impactan en la educación nutricional y la producción de alimentos.

El impacto de la desnutrición infantil se puede sentir a lo largo de la vida. En ella pueden influir problemas reproductivos (reproducción temprana, poco espacio entre embarazos y un alto número de hijos); alimentación no saludable durante el embarazo, acceso limitado a la atención médica y tasas bajas de lactancia materna exclusiva. Estas causas de la inseguridad alimentaria y la malnutrición también se combinan con malas condiciones de salud, falta de saneamiento básico, enfermedades infecciosas y baja producción doméstica de alimentos: mal uso del suelo, cultivo de granos básicos en las laderas, alto costo de insumos, falta de acceso al crédito, falta de asistencia técnica, capacitación y tecnología.

3. ESTRATEGIA

El programa desarrolló un modelo multisectorial y multiinstitucional para la seguridad alimentaria y nutricional. El Gobierno desempeñó un papel fundamental en la coordinación de esfuerzos conjuntos para apoyar la producción agrícola, la salud y la nutrición, la educación y las compras locales. El programa se alineó con el plan del Gobierno "El Salvador Adelante" y se implementó en tres municipios del departamento de Chalatenango: Las Vueltas, Nueva Trinidad y Arcatao, para 5.289 personas. El programa se centró en fortalecer las políticas públicas de alimentación y nutrición, mejorar la producción local de alimentos para reducir las importaciones de alimentos, aumentar la resistencia de las comunidades al cambio climático y mejorar el acceso a la información sobre nutrición. El programa también se centró en mejorar el acceso a los servicios de salud y promover las microempresas propiedad de mujeres.

4. RESULTADOS E IMPACTO

El programa llegó a 608 familias de tres municipios, con 2.182 beneficiarios directos (871 mujeres, 856 hombres, 248 niñas y 207 niños). Estas familias aprendieron sobre alimentos, nutrición y salud. El programa conjunto apoyó la diversificación de la producción mediante la creación de huertos de frutales y verduras, la cría de aves y tilapia, así como la mejora de la sostenibilidad ambiental y la resiliencia al cambio climático. Se construyeron cinco tanques de recolección de agua de lluvia para más de 500 familias en tres municipios. Al mismo tiempo, 121 familias recibieron ayuda para crear microempresas en actividades agrícolas y no agrícolas, el 80% de las cuales estaban dirigidas por mujeres jefas de hogar. Al comienzo del programa, el 64% de las familias sufrían inseguridad alimentaria; al término del mismo, esta tasa se redujo al 14%.

El programa contribuyó a la seguridad alimentaria y la nutrición al trabajar estrechamente con las autoridades locales. Las principales contribuciones incluyen: el diseño de indicadores para el Plan Estratégico Nacional para la Lactancia Materna; el apoyo al Cuarto Censo Nacional sobre mediciones de estatura y peso en estudiantes de primer grado; la creación de tres reglamentos técnicos sobre el enriquecimiento de los alimentos; y un estudio sobre el estado de la nutrición y la salud bucal de menores de cinco años. Asimismo, se desarrollaron planes estratégicos para la gestión de micro cuencas, que incluyeron herramientas para la toma de decisiones y la sostenibilidad ambiental. Las actividades de capacitación fortalecieron el conocimiento de 13 instituciones gubernamentales y no gubernamentales para el desarrollo del Plan Operativo 2016-2020 sobre seguridad alimentaria y nutricional, alimentación escolar y lactancia materna. Además, un programa de capacitación sobre seguridad alimentaria para 1.135 funcionarios gubernamentales les ayudó con el trabajo legislativo.

En términos de sensibilización sobre la nutrición, 10 escuelas se beneficiaron de la creación de huertos como medios para promover el aprendizaje, las técnicas productivas y conocimientos sobre nutrición. Alumnos, profesores y padres participaron en las actividades. Otras 15 escuelas recibieron utensilios básicos de cocina para promover la seguridad alimentaria.

El programa conjunto también apoyó el empoderamiento de las mujeres al colaborar con las autoridades locales en aumentar la participación femenina en el gobierno local. 86 mujeres fueron capacitadas en temas técnicos y se unieron a tres comités municipales de seguridad alimentaria y nutricional. En el ámbito familiar, el programa conjunto llegó a 441 mujeres, ayudándolas a tomar mejores decisiones sobre alimentos, salud y nutrición.

5. RETOS

El programa conjunto tuvo algunos retrasos debido a problemas relacionados con la planificación y las operaciones conjuntas. Se necesita una mayor flexibilidad y cooperación mutua para garantizar el éxito. Esto es particularmente relevante para el diseño y la ejecución de contratos de servicios, así como acuerdos con proveedores nacionales. Se necesita una mejor coordinación de la logística para garantizar las entregas a tiempo de los proveedores. La sostenibilidad financiera e institucional de los resultados después de la finalización del programa es otro desafío. Trabajar con las autoridades nacionales para garantizar las asignaciones presupuestarias para las actividades de alimentación y nutrición puede garantizar esta continuidad

Dos estudiantes muestran los pepinos cultivados en el huerto escolar, establecido bajo el programa conjunto

Dos estudiantes muestran los pepinos cultivados en el huerto escolar, establecido bajo el programa conjunto

6. LECCIONES APRENDIDAS

  • El éxito de un programa conjunto sobre seguridad alimentaria y nutricional depende de la transversalización de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. La colaboración con las autoridades locales y unidades de género pueden ayudar a identificar a lideresas que participen en los cursos de capacitación. La mayor participación de las mujeres en el gobierno local puede fortalecer la capacidad del gobierno para iniciativas sobre alimentación, salud y nutrición.
  • El análisis de las causas de la inseguridad alimentaria (pobreza, salud, educación, falta de saneamiento básico, desigualdad de género, degradación ambiental, baja producción doméstica de alimentos) ilustra la necesidad de un modelo integral y multidimensional.
  • Es importante contar con la colaboración de agencias gubernamentales (Ministerio de Agricultura y Ganadería, Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Ministerio de Educación). El diálogo efectivo con las autoridades nacionales y territoriales favorece la apropiación nacional y el apoyo a la seguridad alimentaria y nutricional a través de una mejor producción agrícola, salud, nutrición, condiciones ambientales y educación.
  • Los fondos de contrapartida (las contribuciones financieras del Fondo ODS se combinaron con las de los gobiernos nacionales y municipales de El Salvador) han sido fundamentales para garantizar la apropiación nacional. El sistema de fondos de contrapartida también fue importante para garantizar que la seguridad alimentaria fuera priorizada por todos los niveles de gobierno. Este sistema fortaleció las capacidades nacionales y mejoró la sostenibilidad de los resultados.
  • La inclusión de temas ambientales en un programa de seguridad alimentaria y nutricional es importante para garantizar el uso eficiente de los recursos naturales frente al cambio climático. La sostenibilidad ambiental puede apoyarse fortaleciendo la resiliencia de las comunidades mediante la inversión en activos de la comunidad y la conservación de los recursos de suelo y agua.

7. SOSTENIBILIDAD Y POTENCIAL DE RÉPLICA

La colaboración entre los organismos de Naciones Unidas y el Gobierno de El Salvador mejoró la seguridad alimentaria y nutricional. Esta colaboración confirmó la relevancia de crear y mantener capacidades nacionales para la formulación de políticas de seguridad alimentaria y nutricional. Además, la participación activa de las autoridades nacionales y locales en el programa conjunto fortaleció los resultados, ayudando a garantizar la sostenibilidad a largo plazo y permitiendo que el programa se amplíe. Este programa conjunto tiene un gran potencial de réplica en otras áreas de El Salvador con condiciones similares.

El huerto escolar promueve el aprendizaje sobre la producción de alimentos

El huerto escolar promueve el aprendizaje sobre la producción de alimentos