El Fondo ODS ha cerrado sus operaciones. Esta web sirve como plataforma de conocimiento y diseminación. Puede visitarnos en jointsdgfund.org

Septiembre 3, 2018
Mil días por la alimentación infantil en Imbabura



La etapa prenatal y la primera infancia es un periódico muy corto y muy dinámico, pero decisivo para el desarrollo cognitivo, del lenguaje y de las destrezas sociales y emocionales para las personas. Por ello es vital garantizar una buena alimentación y una nutrición inadecuada en los primeros tres años de vida para garantizar el bienestar presente y futuro de la persona.

Con esta premisa se puso en marcha el proyecto “1.000 Días” del Fondo para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (Fondo ODS) en el municipio rural de Imbabura,  en el marco de su programa conjunto por la alimentación y la nutición infantil en Ecuador. Esta iniciativa persigue mejorar la seguridad alimentaria y nutricional de las madres partiendo desde el momento del embarazo


“La actividad de 1.000 Días significa poder comer cosas diferentes a las que comemos todos los días y que nuestros bebés crezcan más sanos”, explica Nancy, una madre soltera, beneficiaria del programa, que vive con su abuela, madre, hermana y sus sobrinos en la localidad de Zuleta. “Ahora mis niños comen más verduras, comemos mejor y nos sentimos mejor también. El apoyo del programa ha representado un alivio en mi vida ya que ahora puedo poner alimentos sanos en mi mesa”.

A las 350 familias que forman parte de la actividad se les entrega mensualmente una canasta de alimentos que complementan los nutrientes necesarios para sus familias. Para la entrega de las canastas, se vinculó a asociaciones de pequeños productores locales quienes entregan los productos a las madres durante la capacitación mensual en salud, higiene, y seguridad alimentaria y nutricional. Para recibir la asistencia, las madres y bebes asisten a controles mensuales en los centros de salud de la localidad.

Ahora mis niños comen más verduras, comemos mejor y nos sentimos mejor también

Nancy
Madre soltera y beneficiaria del programa

Para garantizar la sostenibilidad del proyecto una vez concluido el programa, los técnicos trabajaron con el Ministerio de Agricultura y Ganadería en el desarrollo de huertos familiares que le permitirán asegurar su alimentación y la de su familia tras la finalización de la Actividad. Para ello, el Programa Mundial de Alimentos (PMA), una de las agencias especializadas de la ONU que implementan el programa, entregó semillas de legumbres, verduras y frutas locales, además de animales de campo que le permiten a la familia tener un acceso a alimentos y recibir ingresos económicos adicionales.

“Como parte del Desafío Cero Hambre de las Naciones Unidas, el PMA implementa modelos sostenibles, como 1,000 días, que aumentan la seguridad alimentaria”, explica Kyung-Nan Park, representante del Programa Mundial de Alimentos“. Por su parte, la Ministra de Coordinación de Desarrollo Social de Ecuador, Gabriela Rosero, insiste en que "debemos prestar especial atención a los primeros 1000 días del niño, es decir desde el inicio del embarazo hasta los dos años de edad, generando políticas de nutrición para acabar con el hambre y asegure el acceso a una alimentación más saludable y más sostenible”.

Enfoque

El programa del Fondo ODS, desarrollado entre 2014 y 2017, contribuyó al fortalecimiento de los sistemas alimentarios locales, proporcionando un mejor acceso a alimentos sanos y nutritivos, y aumentando la nutrición de las familias bajo la Estrategia Nacional de Ecuador. Los objetivos del programa se basaron en el fortalecimiento de las políticas públicas y el apoyo para el fortalecimiento de la producción local.Los pilares fundamentales del enfoque del programa fueron: 1) aumentar la productividad de los cultivos de quinua y lupino al menos un 30%; 2) dar prioridad a la participación de al menos el 40% de las mujeres en las asociaciones, proporcionar capacitación en género y garantizar la igualdad de la distribución de alimentos en los hogares; 3) alentar la adopción de mejores prácticas para la gestión sostenible de los recursos naturales y la adaptación al cambio climático; 4) mejorar los patrones de consumo de alimentos de las familias rurales en las áreas de Ibarra, Cotacachi y Pimampiro en la provincia de Imbabura.