Septiembre 13, 2018
Los productores de granos andinos del Perú se suman al desarrollo



En los últimos años, las exportaciones de quinua y otros granos andinos que se encuentran en Perú han aumentado de manera exponencial. Sin embargo, esta gran demanda internacional no se ha traducido en una mejora de la calidad de vida de los productores. La situación es especialmente difícil para las mujeres que viven en las comunidades rurales, que representan el 69% de los productores agrícolas, que se enfrentan a dificultades significativas en comparación con los productores agrícolas de sexo masculino. Para revertir esta situación, el Fondo para los Objetivos de Desarrollo Sostenible impulsó en 2015 un programa conjunto con la idea de cadena de valor de la producción de quinua que mejorará la producción de granos, aumentará los ingresos de los pequeños agricultores, mejorará la calidad global de los alimentos y la nutrición en la comunidad. Dos años más tarde, más de 4000 beneficiarios se habían sumado al programa, la mitad de ellas mujeres.

Puno el “Modelo de desarrollo de la cadena de valor de la quinua y otros granos andinos” a través del cual se ha implementado el Programa Orgánico que contribuirá a elevar el nivel competitivo de 502 productores de 32 organizaciones. Las cosechas de 2016 de sus 581 hectáreas de quinua sembrada fue integralmente certificada como orgánica. Se están implementando en Puno y Ayacucho dos negocios inclusivos con aproximadamente 2.700 productores y productores, con el fin de elevar los niveles de asociatividad y promover el consumo local y regional de los granos andinos, contribuyendo a la seguridad alimentaria de las poblaciones.


En Puno y Ayacucho, se han certificado 21 facilitadores y extensionistas en desarrollo de cadenas de valor, cooperativismo, educación financiera, igualdad de género y temas complementarios (prevención de la violencia familiar y alcoholismo y seguridad alimentaria en el hogar). Estas facilitadoras y facilitadores han capacitado a más de 2.000 productores y productoras de ambas regiones en los temas mencionados, incluyendo un 50% de mujeres. En ambas regiones, 52 productores y productoras semilleristas fueron capacitados en producción de semillas certificadas; 288 productores y productoras en producción de abonos orgánicos; y 138 productores y productoras en uso de abonos orgánicos.

En Puno, se ha conformado la marca colectiva de quinua AYNOK´A con diferentes organizaciones de productores, quienes recibirán asistencia técnica en materia comercial y temas de trazabilidad. 35 profesionales de instituciones públicas, privadas, de la academia y la sociedad civil de Puno, Ayacucho y Lima participaron en un curso sobre la Cadena de Valor de la Quinua y Otros Granos Andinos, dictado por un experto del Centro Internacional de la Formación de la OIT en Turín, Italia. Se ha iniciado el proceso de conformación y formalización de una Comisión Multisectorial permanente para el desarrollo de la cadena de valor de la quinua y otros granos andinos a nivel nacional; además, las Mesas Técnicas de Puno y Ayacucho vienen siendo acompañadas por el PC en un proceso de fortalecimiento.

El programa conjunto Granos Andinos del Fondo ODS, desarrollado entre enero de 2017 y finales de 2017, se alineó con las políticas nacionales en materia de bienestar social y desarrollo económico para reducir la pobreza y la vulnerabilidad social, tales como la Estrategia Nacional para el Crecimiento y el Plan Nacional para la Diversificación Productiva

Los objetivos del programa se dividieron en cinco grandes pilares: 1) Generar nuevas oportunidades de ingresos y empleo, con nuevos modelos de negocios inclusivos y la articulación de mejores prácticas en la cadena de valor de la quinua. 2) Entrenar y capacitar tanto a los productores agrícolas masculinos como a los femeninos en la gestión de la producción, la cooperación y la comercialización de sus productos. 3) Promover el consumo nacional de quinua y otros granos andinos, para apoyar la producción y promover una mejor nutrición de calidad. 4) Reforzar la cooperación público-privada y la gestión del conocimiento para el desarrollo sostenible de la cadena de valor de la quinua. 5) Contribuir a la adopción de prácticas productivas en materia de cambio climático.