Julio 14, 2016
Un programa piloto de la ONU con hermanos Roca potenciará el crecimiento inclusivo en la industria alimentaria africana



El Fondo de Naciones Unidas para los ODS, el Gobierno de Kaduna, los Embajadores de Buena Voluntad Hermanos Roca y Sahara Group lanzan una plataforma conjunta para crear empleo, promover la igualdad de género y reducir el desperdicio de alimentos.

Jere, Kaduna (Nigeria), 14 de julio de 2016. Nigeria se encuentra inmersa en un proceso para diversificar la economía del país. En medio de este gran desafío, el Fondo de Naciones Unidas para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (Fondo ODS) trabaja en Kaduna, un estado en el noroeste del país, para promover un innovador programa piloto destinado a revitalizar el sector alimentario y crear nuevos empleos para jóvenes. El proyecto Food Africa contribuirá a aumentar los ingresos de los agricultores, incrementar la productividad, mejorar la nutrición, reducir las pérdidas de alimentos e incorporar prácticas sostenibles a la producción agrícola.

Los Embajadores de Buena Voluntad de PNUD y prestigiosos chefs Joan, Josep y Jordi Roca, del restaurante El Celler de Can Roca, agencias especializadas de la ONU, Sahara Group y autoridades gubernamentales de Nigeria son los socios del proyecto Food Africa. Durante la presentación, Josep Roca mantuvo un encuentro con las mujeres y hombres jóvenes que serán la fuerza impulsora de este programa. Un Centro de Excelencia, especializado en agricultura y formación en procesamiento agrícola, contribuirá a expandir esta iniciativa en otras regiones del país y del África Subsahariana a través de intercambios regionales de buenas prácticas.


Alimentos para los ODS

Nigeria has sido un destacado defensor y uno de los primeros países en adoptar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aprobados en Naciones Unidas en septiembre de 2015. Bajo el liderazgo de la Princesa Victoria Orelope-Adefulire, la Asistente Especial Principal del Presidente en cuestiones de ODS, el país ha puesto en marcha nuevos planes y políticas para lograr estos objetivos en 2030.

En África, la agricultura sigue siendo vital para la generación de empleo e ingresos. En Nigeria, el sector agrícola contribuye al 70% del empleo, aunque solo al 22% del PIB, lo que indica que existe un potencial para mejoras en productividad. Pese a la gran dependencia en la agricultura y la ganadería, la malnutrición es frecuente en muchas regiones, uniéndose a unas pérdidas generalizadas del 50-70% de las cosechas debido a la falta de instalaciones adecuadas para su almacenaje y por la limitada información sobre los mercados.

A todo ello se suman los efectos del cambio climático que, de acuerdo a las estimaciones del Banco Mundial, podría elevar las pérdidas hasta en un 30% más. El reciente estado de emergencia declarado en Kaduna por la escasez de tomates y el aumento de los precios a causa de la polilla tuta absoluta es un claro indicador de los nuevos desafíos medioambientales.

Revolucionar la industria alimentaria

Para abordar estos difíciles retos, el Fondo ODS, el mecanismo establecido por la ONU para impulsar la nueva Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, está reuniendo a gobiernos locales y nacionales, agencias de la ONU, sociedad civil y sector privado en torno a cuestiones críticas para mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición.

El programa Food Africa en Kaduna introducirá buenas prácticas sostenibles en la cadena de valor, reducirá las pérdidas de los cultivos e impulsará los beneficios de los pequeños propietarios agrícolas. Atendiendo al vínculo entre las brechas en capacidades y el desempleo estructural en la región, el proyecto promoverá oportunidades de generación de ingresos y apoyo técnico para promocionar el comercio local de bienes y servicios.

El programa construirá una instalación de procesamiento agrícola que servirá como Centro de Excelencia para incrementar los beneficios de los agricultores y reducir las pérdidas de las cosechas. El centro proporcionará formación relacionada con seguridad alimentaria, planeamiento de negocios y diversificación de productos. Diseñado inicialmente para una gestión híbrida público-privada, el centro eventualmente será sostenido y gestionado por las comunidades locales de agricultores.

Colaboración única

Los Embajadores de Buena Voluntad de la ONU y maestros cocineros, Hermanos Roca, aportarán su vasta experiencia en técnicas de conservación, preparación y distribución sostenibles. Los Roca impartirán formación práctica para hombres y mujeres jóvenes así como proporcionarán supervisión técnica y compartirán buenas prácticas. Los reconocidos chefs desempeñarán un papel fundamental mostrando como la producción local de alimentos puede ser dirigida a nuevos mercados y consumidores. “Es un honor para nosotros ser parte de este proyecto colectivo en el que participan estos varios estamentos y que genera tan buenas vibraciones” Josep Roca afirmó en Jere. “No es solo nuestro proyecto, sino lo hacemos en nombre de todo los cocineros”.

Distintas agencias especializadas de la ONU aportarán su experiencia en producción alimentaria (FAO), en trabajo y empleo (OIT), y comercio internacional (Centro de Comercio Internacional-ITC). Se habilitará también un nuevo sistema de información geográfica basado en telefonía móvil que permitirá conectar a los agricultores con servicios de extensión agrícola y proporcionar datos sobre el mercado en tiempo real.

Sahara Group, un destacado conglomerado energético africano y miembro del Grupo Asesor del Sector Privado del Fondo ODS, es uno de los principales contribuidores financieros del proyecto y aportará también su perspectiva de negocio para asegurar la viabilidad de las operaciones. “Estamos entusiasmados por mostrar este nuevo proyecto que permitirá poner el foco en los nexos entre la formación agrícola, la seguridad alimentaria y la mejora de las opciones nutricionales en nuestras comunidades”, afirma Tonye Cole, director ejecutivo y co-fundador de Sahara Group.

El Gobierno regional de Kaduna aportará los terrenos donde se construirán las instalaciones del Centro de Excelencia, además de otras tierras cultivables y personal. El Gobierno de Kaduna colaborará con otros socios a nivel regional para mejorar las infraestructuras locales, incluyendo carreteras rurales para permitir un mejor acceso a las instalaciones y tierras de cultivo.

Se espera que unas 5.000 mujeres y hombres de Kaduna se beneficien de las nuevas perspectivas de empleo, la mejora de ingresos y la formación en capacidades del programa. Asimismo, se estima que unas 500.000 personas serán beneficiarios indirectos del proyecto Food Africa, diseñado para expandirse en la región y eventualmente replicarse en otras partes del África Subsahariana.