La economía creativa no sólo es uno de los sectores de mayor crecimiento de la economía mundial, también es altamente transformadora en términos de generación de ingresos, creación de empleo y ganancias de exportación.

Las industrias culturales y creativas generan 2.250 millones de dólares de ingresos y 29,5 empleos en todo el mundo. Entre 2002 y 2011, los países en desarrollo promediaron un 12,1 por ciento de crecimiento anual en las exportaciones de bienes creativos. Las exportaciones mundiales de estos bienes crecieron en 2011 -el último año para el que se dispone de cifras- respecto a los 536.000 millones de dólares en 2009 y los 559.000 millones de dólares en 2010.

Al mismo tiempo, la creatividad y la cultura también tienen un valor no monetario significativo que contribuye al desarrollo social inclusivo, al diálogo y al entendimiento entre los pueblos. La cultura es a la vez un impulsor y un facilitador del desarrollo humano y sostenible. Autoriza a las personas a apropiarse de su propio desarrollo y estimula una innovación y creatividad que puedan impulsar el crecimiento inclusivo sostenible.

En esta línea, desde enero, el Fondo ODS ha iniciado una serie de iniciativas para situar a los líderes de las industrias creativas a la vanguardia del desarrollo sostenible. BAjo la dirección del presidente del AD Group, Alberto Díez, a través de una asociación pro-bono y como Asesor Global para Industrias Creativas y Desarrollo Sostenible, el Fondo ODS trabaja en nuevas alianzas para profundizar el compromiso de las industrias creativas en el logro de los ODS a través de nuevos e innovadores enfoques.