Abril 16, 2015
El Fondo ODS: Vinculando los ODM con la Agenda ODS



 Gina Casar, Secretaria General Adjunta y Administradora Asociada del Programa del PNUD

El Fondo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDG-F, por sus siglas en inglés) es el primer mecanismo de cooperación al desarrollo dirigido específicamente a la consecución de estos objetivos, de los que se espera que los líderes del mundo convertirán en un elemento central de la la agenda del desarrollo sostenible a ser aprobada en septiembre de 2015.

El  PNUD estableció el Fondo de ODS en 2014, en nombre de las Naciones Unidas, gracias a una aportación inicial del Gobierno de España. El Fondo ODS se basa en la buena labor del Fondo de Objetivos del Milenio (ODM); que también se inició con el apoyo de España para acelerar el progreso hacia los ODM. Al igual que el Fondo ODM, el Fondo ODS está diseñado para sumar los esfuerzos de actores para el desarrollo de las Naciones Unidas, la sociedad civil, el gobierno y al sector privado y encontrar así soluciones multidimensionales a los desafíos locales al desarrollo. El Fondo ODS es especialmente innovador, ya que une a los distintos actores del desarrollo a través fondos de contrapartida. Más del 50 por ciento de sus recursos para el desarrollo de los programas provienen de gobiernos nacionales, donantes internacionales, empresas y agencias de la propia ONU. Este enfoque asegura la sostenibilidad a largo plazo de los programas y fortalece su impacto.

A medida que se acerca la fecha límite a finales de este año para alcanzar los ODM, el Fondo ODS tiene como objetivo ayudar a los países a cerrar la brecha entre los ODM y la más amplia y potencialmente más innovadora y transformadora agenda de los ODS. Con este fin, el Fondo apoya iniciativas que se aprovechan y fortalecen las capacidades de los países en desarrollo para cumplir la promesa de los ODS, y superar las asignaturas pendientes de los ODM, erradicar la pobreza en todas sus dimensiones, y lograr el desarrollo sostenible, sin dejar a nadie atrás.

El Fondo ODS ya está apoyando programas conjuntos en 18 países encaminados a la erradicación de la pobreza, la seguridad alimentaria, la nutrición y la mejora del acceso al agua y saneamiento. El Fondo busca avanzar en la igualdad de género, el empoderamiento de las mujeres, las alianzas público-privadas, y la sostenibilidad del medio ambiente a través de estos aspectos y su labor futura.

La experiencia de estos primeros esfuerzos y lecciones aprendidas del Fondo ODM sugieren que la importancia del Fondo ODS se basa en al menos tres de sus características:

  •  Apropiación nacional. La estructura de gobernanza del Fondo, clara e incluyente, y su experiencia movilizando socios con fondos de contrapartida. La estructura de gobernanza de los programas del Fondo ODS, que incluye a los gobiernos nacionales y locales, las agencias de la ONU, y otros actores de desarrollo a nivel nacional, permite aprovechar todo el conocimiento adquirido y la experiencia de los diferentes agentes del desarrollo, además de crear el compromiso firme de los gobiernos nacionales y locales. También promueve la rendición mutua de cuentas. Con su ejemplo, el Fondo ODS puede ayudar  a actores nacionales y locales a aprender a trabajar de manera efectiva a través de alianzas para que la colaboración de todos los agentes sume y avanzar así en objetivos compartidos de desarrollo. Los objetivos ODS no se lograrán sin los conocimientos, la experiencia y la confianza construida entre todos los agentes a través de la práctica, desde abajo hacia arriba.
  •  Involucrar al sector privado: el Fondo ODS está poniendo en práctica nuevas formas para incluir al sector privado como parte de los programas de desarrollo. Esto contribuirá a que los programas del Fondo ODS tengan un impacto a mayor escala y ayudarán a abrir camino para que los países trabajen cada vez más a través de asociaciones público-privadas apropiadas y diseñadas de manera efectiva. Este aprendizaje, a través de este tipo de alianzas, para aprovechar más plenamente y con eficacia el poder transformador del sector privado, es esencial para el éxito de los ODS en cualquier parte del mundo.
  • Naturaleza multidimensional de sus programas. Trabajando a través de las múltiples agencias especializadas de la ONU, con estrechos vínculos con diferentes autoridades sectoriales, el Fondo ODS ayuda a que los gobiernos trabajen de manera conjunta, superando los "silos" que normalmente separan Ministerios y disciplinas.

Esto es importante porque ayuda a los países a identificar las sinergias que les puedan permitir hacer frente simultáneamente a los desafíos del desarrollo, desafíos que están interrelacionadas y deben ser abordados desde múltiples frentes. Por ejemplo, la educación afecta directamente a las perspectivas de trabajo de las personas, pero también a la participación política, la salud y el empoderamiento.

Alrededor de 1.500 millones de personas están privadas de las condiciones mínimas en salud, educación e ingresos. Muchas desventajas, como la discriminación y la exclusión, les impiden obtener las oportunidades que necesitan para salir adelante.

El logro de los ODS significa que para el año 2030 se haya erradicado la pobreza, entendida ésta como las privaciones múltiples y superpuestas, mejorando las perspectivas de todas las personas y protegiendo el planeta del que todos y todas dependemos. Para lograrlo, no podemos permitirnos un retraso. Es necesaria una acción transformadora, con visión de futuro, y coordinada de todos los sectores, organismos y mandatos. Me complace saber que el Fondo ODS haya iniciado ya su trabajo con este fin, y espero con interés poder trabajar con mis compañeros en el Fondo y en el PNUD, para ayudar a construir el camino hacia delante.