Languages

Topbar Menu EN

July 6, 2017
Los huertos comunitarios aseguran la nutrición de 700 hogares en Imbabura



Los huertos comunitarios se han revelado como de las mejoras herramientas para garantizar el acceso a alimentos diversificados y mejorar la nutrición de las familias vulnerables; sobre todo en comunidades rurales e indígenas, donde además se aprovecha su conocimiento ancestral y se recuperan patrones alimenticios culturales. Con esta premisa, el programa SAN Imbabura del Fondo ODS está promoviendo la creación de “parcelas agrodiversas” en comunidades de la provincia de Imbabura, Ecuador.

Gracias al impulso de los huertos comunitarios y a una serie de talleres y cursos formativos sobre temas nutricionales e higiene de los alimentos, más de 700 familias están mejorando sus dietas diarias con alimentos nutritivos y variados, cuidando de la salud de sus hijos e impulsando la prosperidad y el desarrollo en la zona.



En colaboración con el Ministerio de Agricultura, y con la financiación de la Cooperación Española a través de su contribución inicial al Fondo ODS, los técnicos de SAN Imbabura han entregado a cada familia beneficiaria un lote para el cultivo de unos 10m2, donde siembran distintas variedades de hortalizas y árboles frutales. Además, les han repartido doce tipos distintos de semillas por familia, con las que producen alrededor de 6 kilos de alimentos por metro cuadrado, durante tres ciclos de cosechas por año.

En total, los 716 huertos organizados por el programa abarcan un área de unos 53 m2, que están contribuyendo mejorar el consumo de alimentos y a diversificar la dieta diaria de los hogares en Imbabura.  

“En las comunidades Awá (nacionalidad minoritaria indígena del Ecuador) antes solo comían yuca. Ahora a través de la diversificación de la dieta, cosechan más de diez tipos de hortalizas y elaboran recetas con los productos de sus huertos familiares”, explica Roberto Quinteros, técnico del Ministerio de Agricultura de Ecuador.

Impulso económico

La producción de las parcelas agrodiversas está suponiendo un impulso económico en la zona. El programa promueve el intercambio de productos y la comercialización de los excedentes, generando un impulso económico en Imbabura. En el último año, las familias beneficiarias registraron un incremento en sus ahorros de entre 5 y 20 dólares mensuales al cambio.

Además de la organización de los huertos comunitarios y el reparto de semillas, el programa SAN Imbabura propicia cursos de capacitación en agricultura orgánica, con la finalidad de obtener productos nutritivos e inocuos. También, se han realizado talleres de preparación de alimentos con productos de las parcelas. Por último, el enfoque integral de SAN Imbabura incluye acompañamiento y la consejería familiar, en temas como salud, nutrición, el adecuado desarrollo de niñas y niños y los controles oportunos de las unidades de salud.

“Yo digo que cada uno de nosotros tenemos dones. Yo tengo amor por sembrar. He entendido eso y sé que con lo que yo hago puedo ayudar a las demás compañeras. Mi idea ahora es formar una canasta de productos y continuar creciendo”, resume Virginia Morales, beneficiaria del programa y vecina del cantón de Cotacachi. Los huertos comunitarios están han traído esperanza y desarrollo sostenible a los vecinos de Imbabura.

En las comunidades Awá antes solo comían yuca. Ahora a través de la diversificación de la dieta, cosechan más de diez tipos de hortalizas y elaboran recetas con los productos de sus huertos familiares

Roberto Quinteros
Técnico del Ministerio de Agricultura de Ecuador

The programme and the SDGs

El programa SAN Imbabura tiene como objetivos: aumentar la productividad de los cultivos de quinua y lupino al menos un 30%; dar prioridad a la participación de al menos el 40% de las mujeres en las asociaciones, proporcionar capacitación en género y garantizar la igualdad de la distribución de alimentos en los hogares; alentar la adopción de mejores prácticas para la gestión sostenible de los recursos naturales y la adaptación al cambio climático; y mejorar los patrones de consumo de alimentos de las familias rurales en las áreas de Ibarra, Cotacachi y Pimampiro en la provincia de Imbabura.

Implementado en el terreno por agencias especializadas de Naciones Unidas –FAO, PMA, UNICEF y OMS-, y en colaboración con los ministerios ecuatorianos de Salud Pública y Agricultura, organizaciones gubernamentales y socios del sector privado local, el programa SAN Imbabura contribuye al fortalecimiento de los sistemas alimentarios locales y proporcionar un mejor acceso a alimentos sanos y nutritivos en Ecuador.

La implementación de parcelas agrodiversas supone una contribución directa al logro del Objetivo 2 de la Agenda 2030, "poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición, y promover la agricultura sostenible".