Mayo 19, 2017
El Gobierno de Perú y la ONU mejoran las condiciones de trabajo de los productores de quinua mediante un programa del Fondo ODS



La Misión Permanente de Perú ante las Naciones Unidas y el Fondo de Naciones Unidas para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (Fondo ODS) presentaron ayer en Nueva York los resultados del programa “Granos Andinos”, que ha beneficiado a más de 4.200 hombres y mujeres productores de quinua, así como propiciado nuevas asociaciones y mejorado las condiciones de vida de los habitantes en dos regiones del Altiplano peruano.

Este proyecto, de 3,8 millones de dólares, es una colaboración conjunta entre agencias de la ONU, el Gobierno de Perú, sector privado, cooperativas y universidades. Creado en diciembre de 2015, el programa ha promocionado y fortalecido cooperativas agrícolas de pequeños agricultores, lo que ha permitiendo a los productores de quinua negociar mejores precios de mercado, ha creado sistemas de producción de quinua orgánica a partir de la alta demanda internacional de este grano andino, ha incrementado sus ingresos, ha mejorado la calidad de los alimentos y la nutrición en comunidades rurales de Perú y ha fomentado la participación de los productores locales en la cadena de valor de la quinua.

El programa está impulsado por el Fondo ODS, un mecanismo multi-donante y multi agencias creado por Naciones Unidas en 2014 para avanzar en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El Fondo trabaja en 22 países y beneficia a más de 3,5 millones de personas. Su objetivo principal es unir a agencias de la ONU, gobiernos, el mundo académico, la sociedad civil y el sector empresarial para abordar los desafíos de la pobreza, promocionar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y lograr los ODS.


Quinua: una oportunidad para reducir la pobreza

Las exportaciones de quinua y otros granos andinos que se encuentran en Perú han aumentado de forma exponencial en los últimos años. Sin embargo, esto no se ha traducido. Sin embargo, esto no se ha traducido en una mejora de la calidad de vida de productores y productoras. La situación es especialmente complicada para las mujeres que viven en las comunidades rurales, que representan el 31% de los productores agrícolas y que se enfrentan a dificultades significativas en comparación con los productores agrícolas varones.

Para revertir la situación, el programa “Granos Andinos”, cofinanciado por el Gobierno de España (a través de su aportación al Fondo ODS), el Gobierno de Perú, agencias de las ONU y el sector privado, se propuso cinco grandes objetivos:

  1. generar oportunidades de ingresos y empleos, mediante nuevos modelos de negocio y mejores prácticas en la industria de la quinua;
  2. formar a las mujeres y hombres productores agrícolas en la gestión, cooperación y comercialización de sus productos;
  3. promocionar el consumo nacional de la quinua y otros granos andinos para mejorar la nutrición en el país;
  4. reforzar la cooperación público-privada;
  5. contribuir a la adopción de prácticas productivas en materia de cambio climático.

Cifras

A 31 de marzo de 2017, el programa había logrado llegar a un total de 4.200 beneficiarios directos de las Regiones Ayacucho (37%) y Puno (63%), de los cuales el 46% fueron mujeres. Estos beneficiarios directos recibieron cursos de capacitación y asistencia técnica para mejorar la articulación comercial de sus producciones de granos y acceso a financiamiento, así como actividades para mejorar la producción agrícola e industrial y para mejorar los lazos de colaboración entre todos los actores de la cadena de valor de la quinua. Entre otros logros, el programa fortaleció las capacidades cooperativas regionales a través de cursos de formación para 62 facilitadores, entre funcionarios públicos, consultores independientes y líderes entre los productores.

Resultados tangibles

El programa “Granos Andinos” ha mejorado sustancialmente las oportunidades de vida en las regiones de Puno y Ayacucho. Un buen ejemplo las “UNICAS” (Uniones de Crédito y Ahorro): asociaciones de microcréditos gestionadas por “mamachas”, como popularmente se denomina a las campesinas humildes. Con la ayuda del programa, las “mamachas” han podido acumular capitales de hasta 16.000 soles (unos 4.800 dólares) con los que han adquirido abonos naturales para proteger sus cultivos de quinua, nuevos materiales y animales para las granjas.

Otros ejemplos son la salida comercial de los productos de la cooperativa Campo Verde, con los que el prestigioso chef Peruano Gastón Acurio prepara el ‘quinua airport’ en su restaurante Tanta, o las barritas energéticas de quinua orgánica y kiwicha, desarrolladas a partir de las actividades de formación y capacitación del programa.

John Gastelú Luján, joven estudiante de arqueología de 24 años y representante de la cooperativa Campo Verde, afirma: “Yo nunca pensé estar acá. Yo quiero que esa esperanza de los miembros de la cooperativa se convierta en realidad”.

“Granos Andinos” es una iniciativa impulsada y cofinanciada por el Fondo para los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, e implementado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la UNESCO, junto a sus socios nacionales en Perú: Ministerio de Agricultura, Ministerio de Fomento e Integración Social, gobiernos locales y la Asociación Nacional de Productores de Exportación.