Julio 7, 2017
Cursos de nutrición para padres y madres reducen la malnutrición infantil en Vietnam



El retraso en el crecimiento infantil sigue siendo uno de los retos fundamentales para la mejora del desarrollo humano en Vietnam. Casi 2,1 millones de niños menores de cinco años en el país tienen una estatura demasiado baja para su edad o sufren retraso en el crecimiento. En las provincias rurales de Ninh Thuan y Lao Cai, padres y madres, cuidadores y granjeros reciben formación y conocimientos sobre nutrición, cuidado infantil y seguridad alimentaria en el hogar gracias un programa del Fondo ODS. Gracias a la aplicación de estas enseñanzas, la malnutrición infantil en estas comunidades se ha reducido considerablemente: de un 62 por ciento, a comienzos del programa, a un 43 por ciento, apenas dos años después.

Los modelos comunitarios sobre nutrición y seguridad alimentaria desarrollados por el “Programa conjunto sobre nutrición integrada y estrategias de seguridad alimentaria para niños y grupos vulnerables en Viet Nam” incluyen formación en: atención sanitaria esencial, nutrición, agua y saneamiento, producción de cultivos, ganado y acuicultura en los hogares. Estos nuevos aprendizajes se están integrando para proporcionar una intervención integral que garantice la nutrición y la seguridad alimentaria a nivel de hogares y comunidades.              



“Después de asistir a los cursos de capacitación y asistir al club nutricional de padres, aprendí cómo criar pollos y cultivar maíz con alta productividad. El rendimiento del maíz se triplicó y ahora dispongo de ingresos adicionales para comprar alimentos más nutritivos para mi familia. También aprendí a preparar alimentos nutritivos para niños y mujeres embarazadas", explica Chamalea Thị Cuc, vecina de la comuna de Phuoc Thanh, en provincia de Ninh Thuan, y una de las beneficiarias del programa.

Alrededor de 36 millones de mujeres en edad reproductiva y 7,1 millones de menores de cinco años en Vietnam se han beneficiado de las políticas y modelos implementados por el “Programa conjunto sobre nutrición integrada y estrategias de seguridad alimentaria para niños y grupos vulnerables en Vietnam”. Este programa, que cuenta con la financiación de la Cooperación Española a través de su contribución inicial al Fondo ODS, está implementado por tres agencias especializadas de la ONU –FAO, UNICEF y OMS-, en colaboración con ministerios de gobierno, representantes del sector privado y organizaciones de la sociedad civil.

Después de asistir a los cursos de capacitación y al club nutricional de padres, aprendí cómo criar pollos y cultivar maíz con alta productividad. El rendimiento del maíz se triplicó y ahora dispongo de ingresos adicionales para comprar alimentos nutritivos para mi familia

Chamalea Hi Cuc
Beneficiaria del programa

Fortalecimiento de las políticas nutricionales

El programa, que comenzó en marzo de 2015, se sumó a los esfuerzos del Gobierno de Vietnam contra el desafío de la nutrición y seguridad alimentaria en algunas de las zonas más vulnerables del país. Concretamente, se dirigió a las minorías étnicas más desfavorecidas buscando ampliar las políticas nacionales, para reducir los índices de pobreza y asegurar la alimentación y nutrición de los habitantes de Lao Cai y  Nihn Thuan, dos provincias que doblan las tasas de pobreza del resto del país.

La acción del programa del Fondo ODS ha contribuido a fortalecer las políticas nutricionales en Vietnam. Entre los logros en la materia se incluyen la aprobación del Decreto nacional sobre la fortificación obligatoria de alimentos; la Guía nacional sobre el manejo integrado de la desnutrición aguda severa infantil (IMAM); el Decreto nacional sobre sustitutos de la leche materna para menores de 24 meses y alimentos complementarios para menores de 6 meses; Orientación temprana del cuidado neonatal esencial (EENC); y las propuesta de reestructuración del sector nacional del arroz y sobre reestructuración agrícola de las provincias de Ninh Thuan y Lao Cai.

Los cursos para padres han contribuido a alcanzar el Objetivo 2 de la Agenda 2030 "Hambre cero". Concretamente, esta actvididad a incidido positivamente sobre las siguientes metas:

  • 2.2  Para 2030, poner fin a todas las formas de malnutrición, incluso logrando, a más tardar en 2025, las metas convenidas internacionalmente sobre el retraso del crecimiento y la emaciación de los niños menores de 5 años, y abordar las necesidades de nutrición de las adolescentes, las mujeres embarazadas y lactantes y las personas de edad.
  • 2.3  Para 2030, duplicar la productividad agrícola y los ingresos de los productores de alimentos en pequeña escala, en particular las mujeres, los pueblos indígenas, los agricultores familiares, los pastores y los pescadores, entre otras cosas mediante un acceso seguro y equitativo a las tierras, a otros recursos de producción e insumos, conocimientos, servicios financieros, mercados y oportunidades para la generación de valor añadido y empleos no agrícolas.
  • 2.4  Para 2030, asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos y aplicar prácticas agrícolas resilientes que aumenten la productividad y la producción, contribuyan al mantenimiento de los ecosistemas, fortalezcan la capacidad de adaptación al cambio climático, los fenómenos meteorológicos extremos, las sequías, las inundaciones y otros desastres, y mejoren progresivamente la calidad del suelo y la tierra.